viernes, 31 de julio de 2015

Al menos 410 personas murieron por una ola de calor en Bélgica

El Instituto de Salud Pública (ISP) de Bélgica estimó que 410 personas murieron a causa de la ola de calor que atravesó el país entre el 30 de junio y el 5 de julio de este año, informó este viernes el diario belga "Le Soir". 




Las altas temperaturas y los niveles de concentración de ozono en la atmósfera provocaron un incremento de la mortalidad, estimada en un 26 % por encima de la prevista para ese periodo, indicó el periódico. Los termómetros del país llegaron a registrar temperaturas máximas de casi 35 grados centígrados, combinadas con unas mínimas consideradas también altas, y una media de más de 26 grados.

 Así, Bélgica alcanzó un pico intenso de fallecimientos pero de corta duración, que podría ser comparable al alcanzado en países vecinos como Francia u Holanda. Por géneros, la ola de calor afectó a hombres y mujeres de forma similar, con 210 y 200 fallecidos, respectivamente. 

Por tramos de edad, el mayor número de defunciones se registró entre los mayores de 85 años (un 33 % más), aunque las tasas de mortalidad también aumentaron en el resto de grupos (un 24 % más de media). "Le Soir" señaló que, con excepción de 2006, año en el que una ola de calor de larga duración incrementó el número de fallecimientos en un 23 %, el exceso de mortalidad nunca ha superado el 18 % en la última década. 

El ISP cree que este aumento puede verse compensado por unas tasas más bajas en los próximos meses. Las autoridades de la ciudad de Bruselas señalan que al superar los 28 grados centígrados, los equipos de los distintos centros comunitarios deben activar el plan contra las olas de calor.