jueves, 9 de julio de 2015

Desaparecido Michal Wojtowicz Sikora



Se llama Michal Wojtowicz Sikora, tiene 23 años, es natural de Villaluenga de la Sagra (Toledo), y desde la madrugada del pasado viernes 3 de julio, a eso de las seis, desapareció sin dejar el menor rastro. La familia denunció la desaparición a la Guardia Civil, que inició su búsqueda aunque, al tratarse de un mayor de edad, su primera hipótesis es la de una desaparición voluntaria.


Volvió a casa tras estar con una amiga, habló con su padre, que se fue a trabajar, cogió unas zapatillas, dos camisetas, una toalla, 300 euros y se largó en su coche


Los padres están tan desesperados que han dejado a los amigos y allegados que hablen con los medios de comunicación para que se dé publicidad al hecho. 

Según esta amiga del joven, Michal llegó a su casa entre las cinco y las seis de la mañana del pasado viernes 3 de julio. Venía de estar con una amiga, con la que no tuvo ningún tipo de discusión. Al llegar a su casa habló un rato con su padre, que ese momento se levantaba de la cama para ir a trabajar.
El padre pensaba que su hijo se iba a la cama, pero esa noche no fue así. Cuando se marchaba al trabajo, Michal, por su parte, cogió el dinero que tenía, alrededor de 300 euros, unas zapatillas, una toalla y un par de camisetas y se marchó en su coche.
Su madre, por su parte, se levantó de la cama a las 9 de la mañana; fue en ese momento cuando se dio cuenta de que su hijo no estaba en casa.
Los amigos y allegados del joven, estudiante de Empresariales en la Universidad de Castilla-La Mancha, lo están buscando afanosamente, ya que no se explican el por qué de la desaparición de muchacho, que no atravesaba por ningún problema.
Michal se llevó su teléfono móvil, que desde entonces está apagado. La amiga consultada, que se considera "hermana suya", como el resto de "su" gente, no tiene ni idea de qué ha llevado al joven a marcharse, aunque ha añadido que últimamente estaba "de bajón" por las notas