miércoles, 30 de noviembre de 2016

Desaparecido Miguel Fernández

El 2 de septiembre, Miguel Fernández salió de su casa a las 10 de la mañana para dar un paseo, pero nunca volvió. A la hora de comer no apareció en casa lo que hizo que saltaran todas las alarmas. Varias horas después, un pueblo entero buscaba a este hombre. A día de hoy sin éxito. 
“Miguel salió a pasear como hacia todos los días por el pueblo zamorano de Gallegos del Campo. Cada día iba por un sitio diferente por lo que no sabemos a dónde pudo ir ese día. Salió de casa con el DNI, con unos cinco euros y el móvil”, relata su hija Lucía.

El día que desapareció llevaba un pantalón oscuro, camisa clara color caqui, gorra azul y zapatos de color marrón.
Sobre las 15 horas del día que desapareció, su familia le llamó por teléfono pero el móvil no daba señal. “Mi padre tenía un móvil viejo y por esta zona de Zamora no tenemos muy buena cobertura, los repetidores no van muy bien. La Policía ha podido señalar una zona donde puede estar el teléfono pero es muy extensa y boscosa lo que está dificultando las labores de búsqueda”, relata Lucía.
Miguel tenía 79 años el día que desapareció, pero a pesar de su edad se encontraba muy bien. “Tomaba las típicas pastillas para el colesterol, pero él estaba muy bien. Lo que la Policía cree es que le ha podido dar algo y se haya caído. El problema está en que el tiempo sigue pasando y hace casi tres meses que no sabemos nada de mi padre”, apunta su hija.

Si lo ha visto o tiene algún dato importante sobre este caso llame a este número 112-062
La semana que desapareció Miguel se dio una situación inédita en la provincia. Durante varios días, tres personas adultas se encontraban desaparecidas. Las batidas del terreno y los perros dieron resultado en dos de los tres casos. Ahora falta encontrar a Miguel.