miércoles, 7 de junio de 2017

El volcan Masaya activo

Un grupo de vulcanólogos del Reino Unido llegará al país este viernes para medir los niveles de dióxido de azufre en el lago de lava que se ha formado en el volcán Masaya, que se encuentra en actividad eruptiva desde hace año y medio, informaron autoridades del Gobierno esta semana.

Los investigadores ingleses, encabezados por Tom Pering, Thomas Charles y Rebecca Anne England, de la Universidad de Sheffield, realizarán durante 11 días esas mediciones en el lago de lava que se ha formado en el cráter Santiago del volcán Masaya, dijo este lunes la primera dama y vicepresidenta del país, Rosario Murillo.
Los vulcanólogos serán acompañados en esa misión por expertos del Instituto Nicaragüense de Estudios Territoriales (Ineter), indicó la vicepresidenta.
“Van a poner a prueba cámaras ultravioletas que han sido desarrolladas por científicos de esa importante universidad del Reino Unido, la Universidad de Sheffield”, agregó.
El cráter del volcán Masaya, conocido como Santiago y situado a 23 kilómetros al sureste de Managua, se encuentra en actividad desde diciembre de 2015.

El coloso ha captado la atención de diversos expertos de todo el mundo. En marzo de este año, un grupo de especialistas de la Universidad Autónoma de México (UNAM) inició una investigación de los gases de los volcanes Masaya y Mombacho.
Los especialistas instalaron un sismómetro, un sensor acústico, cámaras ultravioletas y estaciones de multigás en el cráter Santiago del volcán Masaya, de acuerdo con información detallada por autoridades gubernamentales. 
Asimismo, el volcán también fue visitado por un grupo de expertos de National Geographic, liderados por el cineasta Sam Cossman, con el objetivo de realizar un documental del lago de lava del cráter del volcán. 
El Masaya es uno de los siete volcanes activos en Nicaragua y desde 1520 ha registrado al menos 18 diferentes actividades, incluidas erupciones volcánicas en 1772 y 1820, según la información oficial.
Está ubicado en la cordillera volcánica y pertenece al cinturón de fuego del Pacífico, la zona geológica más activa de la Tierra, según los expertos.