viernes, 9 de junio de 2017

Inundaciones en Navarra

Una tormenta perfecta -rayos, truenos y centellas- que barrió el centro de Navarra de oeste a este inundó ayer por la tarde múltiples comercios y bajeras en Tafalla, donde cayeron 25 litros por metro cuadrado en tan solo diez minutos. Las torrenciales precipitaciones, que fueron acompañadas por fuertes rachas de viento, cortaron carreteras y causaron también múltiples incidencias en Tierra Estella y la Ribera, donde numerosas poblaciones sufrieron violentas granizadas.

La tormenta, que a las 20.00 horas y en solo diez minutos descargó hasta 13,5 litros de agua en Estella, donde se formaron espectaculares riadas en algunas calles, fue desplazándose hacia el este y a las 20.30 horas anegó Tafalla, donde cayeron 37 litros en tan solo veinte minutos y hasta 46 litros en una hora. Según destacaron desde la Policía Municipal de Tafalla en una primera valoración, diversas bajeras y garajes de la localidad sufrieron daños considerables al entrar el agua en su interior, así como en las casas situadas en la zona de la plaza Cortés, mientras que el viento tiró la valla perimetral de las piscinas municipales.
Según los datos de las estaciones meteorológicas del Gobierno foral, en la zona media ha sido Tafalla el municipio donde con más intensidad descargó la tormenta, con 46,2 litros por metro cuadrado.

Además a partir de las 20.30 horas, conforme avanzaba hacia el sur, se registraron precipitaciones de 41,8 litros por metros cuadrado en San Martín de Unx y de 39,6 en Tudela.

La lluvia estuvo acompañada por aparato eléctrico y rachas de viento que superaron los 50 kilómetros por hora en numerosos puntos de la geografía foral, por encima de los 60 en Bardenas y con picos de hasta 103 en Tafalla.

Los comerciantes tafalleses, que de forma periódica sufren estas inundaciones -en especial los del centro comercial y la plaza Cortés-, se mostraron impotentes, a la par que enfadados. “Estamos hartos; siempre nos afecta a los mismos”, reiteraron. En la vía urbana algunos contenedores cortaron la calzada al haberse desplazado dadas las inundaciones y el fuerte viento. Uno de los establecimientos afectados de la localidad fue el bar Gutis, que requirió la intervención de los bomberos para sacar el agua.
Por otro lado, el paso de la NA-132 (Estella-Tafalla-Sangüesa), bajo la vía, quedó cortado al tráfico al quedar totalmente anegado, al igual que ocurrió en otro paso inferior próximo al centro comercial Eroski, donde un coche quedó parcialmente sumergido bajo el agua. También se formaron balsas en las entradas de la localidad y la confluencia entre las calles Arturo Monzón y Severino Fernández.
En Olite, el agua se coló en algunas instalaciones como en el polideportivo de la localidad y se generaron importantes daños en el parqué, según señalaron desde el Consistorio. La Casa de Cultura también sufrió ligeras afecciones debido a la tormenta y en la zona más baja del pueblo, algunas viviendas requirieron de las labores de agentes de Policía Municipal para achicar el agua que, no obstante, no causó daños de gravedad.

Además, fue necesaria la labor del Servicio de Bomberos para sacar el agua de algunos locales y despejar las carreteras de la localidad puesto que las fuertes ráfagas de viento hicieron que la calzada se llenara de algunas ramas desprendidas de los árboles. “El agua ha entrado en bastantes sitios pero, por fortuna, no ha sido necesario evacuar a nadie”, subrayó el alcalde de Olite, Andoni Lacarra.
GRANIZO Y RAYOS La tormenta también atravesó en la misma dirección la Ribera de Navarra, donde tuvo especial protagonismo el granizo, que precipitó en localidades como Corella, Cintruénigo y Mélida, entre otras. En Tudela, en la estación meteorológica de Montes del Cierzo, llegaron a recogerse 20 litros por metro cuadrado en solo diez minutos a las 21.00 horas y se produjeron cortes eléctricos en algunas zonas de la ciudad, en algunos casos, por espacio de media hora, unas incidencias que también se registraron en Larraga, donde el tendido eléctrico resultó dañado y parte del pueblo se quedó sin suministro durante también cerca de media hora.
Y es que los rayos -se registraron en torno a un millar en Navarra-, también fueron protagonistas en la mitad sur de Navarra durante la tarde de ayer. En Valtierra, una descarga fracturó el asfalto y causó un pronunciado socavón en la carretera NA-134, donde fue alcanzado un camión por los fragmentos proyectados por el impacto del rayo, mientras que en la Comarca de Pamplona, en el monte Ezkaba, un rayó generó un pequeño incendio que se extinguió por efecto de la misma lluvia, ya que los helicópteros no pudieron volar debido a la adversa meteorología.