sábado, 10 de junio de 2017

Murcia La perforación de una tubería de gas natural provoca una situación de máxima alerta

Faltó una chispa para la tragedia. Literalmente. «Si llega a producirse una chispa, el operario y la excavadora que conducía aparecen en Alicante», afirmaba ayer, gráficamente, un empleado de los servicios de emergencia de la Región, refiriéndose a la situación de extremo riesgo que se produjo a primera hora de la mañana de ayer, en concreto a las 10.17 horas, cuando un trabajador que realizaba una zanja en un paraje rural, junto al Camino del Casón de la Vega, en término de Santomera, perforó una tubería por la que circulaba gas natural a una presión muy elevada. El incidente obligó a mantener activado durante horas el Plan Territorial de Protección Civil Región de Murcia en Preemergencia, lo que motivó que un buen número de efectivos de la Guardia Civil, Policía Local, Protección Civil y Bomberos del parque de Abanilla se desplazaran hasta la zona para controlar la situación y prevenir una situación que podría haber degenerado en una catástrofe.

Una portavoz del Teléfono de Emergencias 112 explicó que un operario se encontraba realizando trabajos con una retroexcavadora en esa zona cuando por accidente perforó una tubería de gas natural que transcurre bajo tierra. El gas surgió a enorme presión por la fractura, generando una situación de altísimo riesgo ya que cualquier pequeña chispa habría generado una deflagración de grandes dimensiones, cuyas consecuencias son difíciles de imaginar.
La tensión de los primeros momentos fue tan intensa que incluso responsables de algunos servicios de emergencias llegaron a reclamar que se cortara al tráfico la autovía A-7, entre Murcia y Alicante, que discurre a unos 250 metros del lugar donde se produjo la perforación. En esos momentos, además, el tránsito de vehículos era muy elevado, pues a los miles de usuarios que pasan por esa zona a diario había que sumar a los muchos murcianos que ayer, con motivo del Día de la Región, disfrutaban de un a jornada de descanso y se dirigían hacia las cercanas playas de Orihuela y Torrevieja.